Móviles en miniatura: el objeto más codiciado por los presos