De "terrorismo callejero" a "autoatentado": condena con matices, tras el ataque a la sede de Podemos en Cartagena