La trampa de Vox no está en los datos, sino en la interpretación de los mismos

La trampa de Vox no está en los  datos, sino en la interpretación de los mismos