El Supremo resuelve que grabar conversaciones a escondidas no es delito, "cuestión distinta" es difundirlas, dice el Tribunal

Fachada del Tribunal Supremo, en Madrid