Arantza Zulueta, la mano de hierro de los presos de ETA que acabó pactando con la Fiscalía