Bárcenas confiaba en que el rey emérito fuera un escudo fiscal para la Gürtel

El PP, el principal perjudicado de la última estrategia de Bárcenas