La dura victoria de la abogada del Estado Rosa María Seoane