¡Viva el rey!, las últimas palabras pronunciadas en la entrega de despachos judiciales, sin él presente