Un error de identificación de los Mossos deja en libertad a la italiana acusada de quemar el furgón de la Guardia Urbana de Barcelona