Sarna, despidos y un agujero de 34 millones: así es la operación contra el fraude en residencias más importante de España