El futuro del Valle de los Caídos, en el aire