El imán de Ripoll intentaba captar a jóvenes con vídeos de torturas e ideas para atentar en España