La deuda del padre de Ayuso pasó sin reclamar por cuatro abogados de Avalmadrid y una firma de morosos