En las casas de Rajoy, Aznar o Rato, a través de las videoconferencias del juicio de los papeles de Bárcenas