Juan Carlos I reconoció ante Hacienda que parte del dinero investigado fue a cuentas de otros miembros de la Familia Real

rey emerito