El catalán pone en apuros al fiscal del juicio a Trapero