Willy Toledo defiende desde el banquillo el derecho a ofender a Dios y a gritar 'Viva Franco'