Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

José Luis Moreno dejó un agujero de 50 millones al empresario argentino Alejandro Roemmers

  • La Audiencia Nacional investiga si el dinero se marchó en operaciones fraudulentas o por el contrario, fueron negocios fallidos

  • También habría sido detenida la sobrina del empresario, con responsabilidad en sus negocios

  • Otra rama investiga el lavado de dinero para una red de narcos holandeses

Los negocios de José Luis Moreno dejaron un agujero de 50 millones de euros a uno de sus principales inversores, el argentino Alejandro Guillermo Roemmers. Según fuentes de la investigación, el empresario y escritor argentino, heredero de los mayores laboratorios farmacéuticos del país, sería una de las principales víctimas de los negocios presuntamente ilícitos que ahora investiga la Audiencia Nacional, en el marco de la operación Titella.

Los investigadores trabajan desde hace dos años con la tesis de que el productor televisivo solicitaba financiación para distintos proyectos empresariales que después nunca se llevaban a término o terminaban en fracaso. Por el camino, la financiación para esos proyectos era desviada según fuentes de la investigación por medio de una red de empresas instrumentales que terminaban en paraísos fiscales.

En el caso de Moreno, los investigadores centran ahora sus miras en Maldivas. Además, según las mismas fuentes, la Audiencia Nacional habría solicitado también la detención de su sobrina, vinculada directamente con los negocios del productor.

Entre las operaciones investigadas estaría, siempre según las mismas fuentes, la serie de televisión anunciada por el productor en 2019 sobre la vida de San Francisco de Asís, que planeaba contar con estrellas de talla internacional y se centraba en la obra literaria de Alejandro Roemmers, que ya había llevado esta temática al musical.

Para vehicular esta producción, nació en España en 2018 una productora llamada Dreamlight International Productions SL, abierta con 45 trabajadores y en la que participaban tanto José Luis Moreno como el empresario argentino Alejandro Roemmers. Como administradores figuran el socio director de Aldecoa Asesores, otro de los sobrinos de José Luis Moreno y un gestor profesional llamado Joseph Francis Fay.

Este gestor aparece como responsable de la única empresa en la que Roemmers aparece como propietario en España, llamada Franciscus productions SL, domiciliada en la misma dirección de la calle Serrano que la anterior. Las cuentas de 2019 de esta empresa, las últimas presentadas, reflejan ya una deuda contraída de 10 millones de euros por “inversiones en empresas del grupo”. El mismo dinero que según sus propias cuentas, adeudaba ya entonces la productora participada por José Luis Moreno.

Préstamos bancarios

Sin embargo, estas cifras se quedan cortas, ya que las sociedades no han presentado todavía las cuentas de 2020 en el Registro Mercantil y la nota de prensa lanzada por Guardia Civil indicaba que el Instituto Armado “ha localizado entre las víctimas a distintas entidades bancarias y a un inversor privado que habrían sufrido un perjuicio de más de 50 millones de euros entre distintos proyectos fracasados”. Ese inversor sería, según las fuentes consultadas por NIUS, el argentino Alejandro Roemmers. De hecho en enero de 2021 la prensa ya se hacía eco de la decisión del inversor argentino de frenar la financiación de este proyecto anunciado por Moreno.

Además, la Audiencia Nacional investiga también la concesión de un préstamo millonario para la compra de unos nuevos estudios, que el productor terminó impagando y generando presuntamente una deuda incobrable, que las entidades bancarias vendieron después a terceros.

En total la operación de ayer, realizada de forma conjunta por Policía Nacional y Guardia Civil se saldó con 53 ordenes de detención distintas, 60 registros por todo el país y la confirmación de que José Luis Moreno está investigado por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, estafa, blanqueo de capitales y falsedad documental.

Además, en el seno de la misma operación, la Audiencia Nacional investiga el posible blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico de un presunto grupo afincado en Holanda. Fuentes de la investigación explican que, aunque estas pesquisas están enmarcadas en el mismo sumario, no afectarían de forma directa al productor televisivo, al tratarse de otra ramificación distinta centrada en Cataluña.