Noelia De Mingo, el delirio en primera persona: “Eran actores, no médicos”