Dos pisos francos y antenas de larga distancia: así era el plan para tomar el Parlament