La policía puede entrar en una casa sin orden judicial, pero sólo en contadas ocasiones