Por qué el toque de queda que pedía Castilla y León es prácticamente inviable

Por qué  el toque de queda que pedía Castilla y León es prácticamente inviable