Puigdemont desvió fondos de una empresa pública para comprar una colección de arte