El rey emérito cobraba 300.000 euros anuales del Estado mientras sacaba 100.000 al mes de su cuenta suiza

La fiscalía ve margen para investigar a Juan Carlos I