Juan Carlos I intenta librarse de su juicio en Londres con una ley de 1981, pensada para su padre

Una ley de 1981, el argumento del emérito para no ser juzgado en Londres