Entre las grietas de los juzgados de Illescas una semana después del desplome de un falso techo