Quirze, el empresario que dibuja mandalas gigantes en las playas para que se las lleven las olas