El aislamiento social aumenta el riesgo de sufrir infartos

El aislamiento social aumenta el riesgo de sufrir infartos