Miedo a morir o miedo a vivir: dónde está la línea que los separa

miedo-a-vivir