Pensar mucho está sobrevalorado; puede llegar a ser un obstáculo para nuestro bienestar

Pensar mucho está sobrevalorado; puede ser un obstáculo para nuestro bienestar