Cuando la timidez se hace patológica y se convierte en un trastorno de la personalidad evitativo