Enfermos en sillas de ruedas y camillas colapsan los pasillos del Hospital Clínico de Santiago