Los pacientes de covid persistente, cada vez más jóvenes y con enfermedades "impropias" de su edad