3.000 niños han sido secuestrados por sus progenitores en España desde 2010

Javier con su hijo