Los 600 kilómetros en ambulancia para cumplir el último deseo de Pedro, asistir a la boda de su hija