El abad de Montserrat pide perdón y expresa “consternación por el mal que se hizo a las víctimas”