En una acera Francia y en otra España: el caso de las colas en Le Perthus