El seguimiento a una narcolancha permite desarticular una red de narcos que operaba en Europa