Los ancianos de una residencia vizcaína se van de romería para celebrar el fin del confinamiento