Andy, el indigente alemán gravemente enfermo que ha vuelto a su país gracias a cinco voluntarias