Mariona, auxiliar en una residencia: "El trabajo es cada día más duro, el coronavirus ataca sin piedad"