Barcelona instala en un aparcamiento subterráneo una gran morgue de campaña para 1.800 cadáveres

Barcelona condiciona un gran tanatorio de campaña para evitar el colapso funerario