Bares de Bilbao deciden bajar la persiana ante la avalancha de clientes