Un bolígrafo pistola y otras 7 armas: el arsenal para proteger grandes plantaciones de marihuana en Granada