De copas, sin distancia ni mascarilla, en la puerta de una residencia de mayores de Sevilla