Los botellones nocturnos persisten en las playas de Barcelona