Un calderón vela a su cría muerta en aguas gallegas: “Lleva cinco días sin comer, llevándola en procesión”