Por sevillanas, sin mascarilla ni distancia, en el interior de un bar de Triana