Cargar con bidones de gasolina por la playa para llegar hasta las narcolanchas