El cartucho que mató a una bailarina en Ávila llevaba más carga de la prevista